DIFERENCIAS entre Asperger y Autismo 10 febrero, 2020 – Publicado en: Autismo, Diagnóstico, Síndrome de Asperger – Tags:

NIña de espaldas sin diagnóstico claro de autismo o Asperguer

Siempre ha existido una gran controversia entre qué es el autismo y qué es el síndrome de Asperger. Son muchas las familias y los profesionales que buscan información para aclarar las diferencias entre ambos.

Con un lenguaje sencillo y sin dar explicaciones complejas y cargadas de tecnicismos, os damos unas premisas básicas para diferenciar Autismo de Síndrome de Asperger.

Tanto el Autismo como el Síndrome de Asperger son trastornos del espectro autista (TEA). Esto implica que ambos comparten una triada de alteraciones en socialización, comunicación y pensamiento y conducta.(The continuum of autistic characteristics. Wing, L., en Diagnosis and Assessment in Autism. E: Schopler y G. B. Mesibov Nueva York, Plenum Press, 1988.)

Teniendo en cuenta esta premisa básica hay que considerar que esta triada de alteraciones se puede presentar en mayor o menor grado de afectación.

Algunos criterios diferenciadores

1. Teniendo en cuenta el grado de afectación, estaríamos ante una primera diferencia. La persona con Autismo presenta un mayor grado de afectación en esta triada que la persona con síndrome de Asperger.

2. El momento de aparición del Autismo y del Síndrome de Asperger también nos da pistas de otra diferencia. Hay que tener en cuenta que se nace con el trastorno, la edad (en la mayoría de los casos) en la que los síntomas son más evidentes en Autismo sería sobre los 12- 18 meses y en el Síndrome de Asperger a partir de los 3 o 4 años de edad.

3. La capacidad intelectual, también nos va a proporcionar un rasgo diferencial entre una persona con Autismo y una persona con Síndrome de Asperger. Por lo general, el Síndrome de Asperger no viene acompañado de discapacidad intelectual. Su cociente intelectual se encuentra dentro o por encima de la media. No ocurre lo mismo en personas con Autismo. Un alto índice de población con autismo presenta déficit intelectual.

4. Otro criterio de diferenciación que se puede considerar es la adquisición del lenguaje.  Existe una alteración clara tanto en personas con Autismo como en personas con Síndrome de Asperger en comunicación y en lenguaje. Si tenemos en cuenta estudios retrospectivos, hay ausencia de retraso en la adquisición del lenguaje en las personas con Síndrome de Asperger. Es decir, en una persona con Síndrome de Asperger va a aparecer el lenguaje siguiendo patrones de desarrollo evolutivo. En la mayoría de casos de personas con Autismo existe evidencia de aparición tardía del lenguaje. Al respecto, hay que señalar que, existe mucha controversia entre profesionales sobre este criterio.

5. Siguiendo este criterio de comunicación y lenguaje, se puede determinar que las personas con Síndrome de Asperger tienen mejor competencia verbal que las personas con Autismo. Las personas con Síndrome de Asperger presentan por lo general, un vocabulario más amplio y elaborado que lo esperado para su edad, y con facilidad para mantener conversaciones. Sin embargo, con frecuencia, solo hablan de su tema de interés, sin respetar el turno de palabra y dando a veces al interlocutor información irrelevante.

6. Respecto a los procesos sociales, hay estudios que confirman que las personas con Síndrome de Asperger tienen más interés, motivación e iniciativa social que las personas con Autismo. El estilo de interacción social es más espontáneo en una persona con Síndrome de Asperger que en una persona con Autismo. De la misma manera que una persona con Síndrome de Asperger puede presentar “conciencia de soledad”, y una persona con Autismo por lo general, no. 

Estas han sido unas breves pinceladas de criterios diferenciales entre las personas con Autismo y las personas con Síndrome de Asperger. Para ampliar información os recomendamos la siguiente bibliografía:

– Martos J. y Riviére A. ( Comp.). Autismo: Comprensión y Explicación actual. IMSERSO- APNA. Madrid.

– Belinchón, Hernández, y Sotillo (2009). Síndrome de Asperger: Una guía para los profesionales de la educación. CPA- UAM. Madrid.