La importancia de la estimulación sensorial en las personas con autismo y síndrome de asperger 19 noviembre, 2020 – Publicado en: Asperger, Autismo

Desde que nacemos, la información que nos llega del exterior es nuestra primera fuente de aprendizaje.

estimulacion asperger autismo

Si observamos detenidamente el desarrollo de un bebé en sus primeros meses de vida, vemos como comienza a girar su cabeza hacia la voz de sus padres, descubre sus manos y sus pies y, poco a poco, explora los objetos que puede alcanzar llevándoselos a la boca.

Los órganos de los sentidos (ojos, oídos, nariz, lengua y piel) captan la información a través de los receptores sensoriales y la envían al sistema nervioso, y este organiza dicha información determinando cómo responder a dichos estímulos.

Además de los órganos de los sentidos, hay otros dos sistemas que proporcionan información sobre lo que pasa alrededor y trabajan estrechamente con los sentidos: el sistema vestibular, que es el sentido del movimiento, equilibrio y orientación, y cuyos receptores se encuentran en el oído interno y proporciona al cerebro la información necesaria para moverse con destreza por el medio y el sistema propioceptivo, cuyos receptores se encuentran en los músculos y articulaciones, y se encarga de indicar cómo está el cuerpo colocado en el espacio, dónde están los brazos y piernas, etc. Es también el que informa de la forma en la que sincronizamos los movimientos. En definitiva, es el responsable de la mayoría de las actividades físicas que desempeñamos diariamente.

La forma en la que el sistema nervioso recibe, procesa y organiza la información que le llega del propio cuerpo y del exterior se denomina integración sensorial, se refiere, por tanto, a la manera que tenemos de desenvolvernos en el medio y a la forma en la que aprendemos.

En este sentido, la mayoría de las personas con autismo o síndrome de Asperger presentan alteración en la integración sensorial. Observamos que muchas de estas personas, ante determinados estímulos, sienten muchísimo desagrado y molestia; lo que provoca que muchos de los aprendizajes sean suprimidos por la enorme molestia que sienten. Esto conlleva a un estado de alerta o hipervigilancia continuo, incluso ante situaciones inocuas que no deberían generar ninguna alerta.

¿Cómo se puede observar la alteración sensorial en las personas con TEA?

Lo podemos observar en las repuestas que dicha persona presenta ante diferentes estímulos o ambientes. Balanceos del cuerpo, taparse los oídos, conductas disruptivas o de evitación ante:

estimulacion asperger autismo

Situaciones como ducharse, ir a una peluquería, ir al dentista, ir a un centro comercial, asistir a determinadas actividades del colegio (comedor, patio, pasillos llenos), aspectos relacionados con la comida, el vestido, etc., pueden convertirse en una tortura para la persona con autismo o síndrome de Asperger y por ende para su familia. Desencadenando incluso conductas de estrés y ansiedad.

¿Cómo podemos ayudar a las personas con TEA?

Las respuestas desajustadas o desproporcionadas de las personas con TEA ante ciertos estímulos o ambientes pueden mejorar considerablemente si se interviene y se hace un trabajo de estimulación sensorial. Intervención que se debe llevar a cabo por profesionales cualificados y formados en integración y estimulación sensorial.

La estimulación sensorial es la activación consciente de los receptores sensoriales para favorecer la correcta integración de la información que reciben.

Para comenzar el trabajo de estimulación sensorial correctamente primero debemos conocer el perfil sensorial de la persona con la que vamos a trabajar. Es decir, saber qué aspectos interfieren en la conducta ante su percepción del medio.

Para valorar correctamente el perfil sensorial de cada persona existen distintas herramientas. Uno de los test más completos es el “Perfil Sensorial 2 de Dunn” que ha sido validado en España y nos permite valorar a una persona desde el nacimiento hasta los 14 años y aborda distintos ambientes como casa o colegio, entre otros.

estimulacion asperger autismo

Una vez determinado el perfil sensorial de la persona con TEA, se determinará el programa de estimulación sensorial a llevar a cabo. Puede abordarse desde distintas vías dependiendo del objetivo que queramos conseguir.

La estimulación puede realizarse de forma unisensorial, si nuestro objetivo es centrarnos en los estímulos de un solo sentido (aunque recordamos que todos están relacionados de una forma u otra) o multisensorial, cuando nuestro foco se centra en estimular varios sentidos a la vez.

El enfoque de la estimulación sensorial no debe verse solo como una herramienta para trabajar dentro de una sala de estimulación, ya que los sentidos mandan información a nuestro cerebro durante todo el día y, las respuestas que emitimos ante esa información determinada necesitan de un correcto procesamiento sensorial para desenvolvernos en el día a día.

Por lo tanto, el profesional debe dar a la familia estrategias que ayuden a que la persona con autismo o síndrome de Asperger tenga mejores respuestas sensoriales ante un estímulo cualquiera en una situación concreta de su día a día.

¿Quieres saber cómo? En nuestro próximo blog daremos orientaciones a las familias para que las pongan en práctica desde casa.