NOS VAMOS DE VACACIONES 4 julio, 2019 – Publicado en: Familia, Familia, Habilidades Sociales, Habilidades Sociales, TEA – Tags: , , , , , , , , , ,

En este periodo estival, donde ya no hay colegio y todos pensamos en nuestras vacaciones de verano, no nos podemos olvidar de las personas con TEA. Ellas también se van de vacaciones, cambian de rutina y se enfrentan a vivir momentos nuevos y a veces situaciones desconocidas.

Es fundamental, si queremos que las personas con TEA disfruten de sus vacaciones, disponer de un abanico de estrategias que nos sirvan de soporte para poderles ayudar.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que las personas con TEA presentan, en mayor o menor grado, una alteración importante para anticipar acontecimientos o hechos nuevos y para adaptarse a las nuevas situaciones. Por este motivo, pueden aumentar sus niveles de estrés y de ansiedad y, por ende, aparecer diversos problemas de conducta.

Teniendo presente sus dificultades en las capacidades de anticipación y flexibilidad mental, debemos indicarles con anterioridad, en la medida de lo posible, lo que va a ocurrir o puede ocurrir en los días vacacionales.

Es importante que conozcan que periodo de tiempo van a estar fuera de su ambiente habitual. Para ello es fundamental coger un calendario y colorear, por ejemplo, los días que van a estar fuera de casa. También es aconsejable indicarles el día de partida y el día de regreso. Siempre resulta útil dibujar o poner un pictograma del medio de transporte en el que se van a desplazar, tanto para la ida como para la vuelta.

Hay que recopilar información sobre el lugar a donde van a ir: campamento, hotel, albergue, casa rural, etc. y así, poder enseñarles con imágenes el sitio donde se van a hospedar. Para estos casos, la búsqueda en internet suele dar muy buenos resultados ya que casi siempre hay imágenes de alojamientos e incluso de las habitaciones.

Hay que establecer un horario de las actividades que van a realizar durante el día, como si fuera un horario escolar. Para lo cual es preciso planificar previamente qué actividades se van a desarrollar y en qué lugar. Una vez que estas actividades estén programadas solo hay que plasmarlas en el horario. En el horario, se pueden poner palabras escritas, pictogramas o fotografías. Aconsejamos informarles de todas aquellas actividades que sean novedosas de manera visual, en qué consisten y en qué lugar se van a desarrollar.

Podemos aprovechar las vacaciones para fomentar la autonomía. Hacer la maleta, utilización de medios de transporte, hacer itinerarios utilizando callejeros, mapas, Google maps o ir a comprar son algunos ejemplos.

Es importante que valoremos, si alguna de las actividades provoca en la persona con TEA rechazo o malestar, la necesidad o no de llevarla a cabo ajustando nuestro nivel de exigencia hacía la persona con TEA y reconociendo que estamos en un periodo vacacional, de disfrute y descanso.

Hay que ocupar el tiempo con actividades diversas donde la persona con TEA no se sienta apartada ni excluida. A ellas, como a todas las demás personas, les gusta sentirse útiles y funcionales.

 

Post realizado por: GABINETE CETEA