Yo soy TEA

Erika-soy tea (4)

Yo soy TEA: Soy Erika

¡Hola! Soy la mamá de una niña con TEA que se llama ERIKA y tiene 8 años y he venido a esta sección a contaros mis vivencias con ella.

A lo largo de estos años he sentido todo tipo de emociones, con muchos altibajos y, sobre todo, inseguridad. Aunque os aseguro que después de haber pasado por todo esto, tener un hijo o hija con TEA, para mí, es lo más maravilloso del mundo.

Al principio, cuando Erika era pequeña y empecé a darme cuenta de que algo pasaba, porque no hablaba, andaba mal, no quería estar con niños, no actuaba como los demás, me sentía culpable de todos sus actos. No entendía que pasaba, buscaba soluciones, preguntaba y no me sabían responder o decir… demasiadas preguntas sin respuestas.

Cuando por fin Erika fue diagnosticada, no sabía por dónde “coger el mundo”. Estaba perdida y me preguntaba “¿por qué a mí?” una y mil veces. Os confieso, que a veces deseaba dormirme y no despertarme, aunque esa etapa no duró mucho tiempo. Un día me dije: “esto no puede conmigo, voy a luchar para que mi niña tenga una vida lo más feliz y bonita posible”. Me armé de valor y cogí el “toro por los cuernos”.

Al principio, se ve todo muy oscuro, pero cuando menos te lo esperas aparece un rayito de luz.

Me puse a buscar centros con profesionales especializados en autismo. Al final me decidí por el que consideré más adecuado para mi hija y realmente encontré esas manos que nos guiaron en el camino y que anduve buscando tanto tiempo.

Erika-soy tea (5)
Erika-soy tea (7)

Adquiriendo Habilidades Sociales Básicas

Erika, cuando comenzó el tratamiento especializado en el gabinete, tenía muchos problemas. Los profesionales del centro le ayudaron y me ayudaron a conseguir lo que nunca imaginé: que mi hija hablase y se comunicase.

A día de hoy, Erika habla, se relaciona con los demás, ríe, juega, te mira, te abraza, dice “te quiero” y está llena de vida y de sentimientos.

Aprovecho estas líneas para deciros a las mamás y los papás que os está tocando vivir lo mismo que yo, que no os rindáis, que la vida cambia, pero no termina. Que cada día, es una etapa nueva; y cada esfuerzo que hagáis se verá recompensado con la evolución de vuestro hijo o hija con TEA. Que los comienzos son duros, pero que poco a poco el puzle va adquiriendo forma. No dudéis en poneros en manos de profesionales especializados en TEA.

Hay que ser muy constantes, intentando llevar una rutina lo más disciplinada posible y, sobre todo, disfrutar con vuestro hijo o hija y comprenderlos.

Erika es una niña feliz, me aporta todo el amor del mundo y no para de darme lecciones de vida. La más bonita que me ha enseñado ha sido a no hacer distinciones entre nadie. Cada uno nace con su condición y punto. La vida con Erika es un aprendizaje continuo.

Erika-soy tea (8)

Quiero terminar este texto con una frase que invita a reflexión, es la siguiente: La vida que nos ha tocado vivir no la eliges, pero sí de qué manera vivirla.

Mi vida se llama Erika, ¿la tuya?

Yolanda Cañas Ruano

¿Te ha gustado?

Suscríbete y te avisamos con todo lo nuevo que vamos haciendo

Otras de las publicaciones pasadas de YO SOY TEA

Abrir chat
1
Hola, soy Susana de Cetea, si tienes alguna duda estaría encantada en ayudarte.