Yo soy Tea: Soy Irene.

Soy Irene

Irene Poza  (España) 2003.

Soy Irene Poza. Tengo 17 años y estudio primero de bachillerato.

Toda mi vida he estado conviviendo con el síndrome de Asperger y a día de hoy sigo teniendo retos y metas que superar. Sin embargo, no me gusta que me etiqueten como “autista” sin más: prefiero que la gente sepa que soy una persona o, aún mejor, que me llamen por mi nombre.

Fui diagnosticada a los diez años y desde entonces llevo una lucha interna contra mis emociones y mis pensamientos. Aunque creo que cuento con las suficientes personas para apoyarme en esta travesía. A las cuales agradezco que hayan estado para mí con todo mi ser.

Llevo escribiendo desde los doce años y fue mi gran pasión desde las primeras frases que inventé. Desde esa edad mi sueño ha sido publicar un libro y que el mundo me conociera por mi trabajo. Esa idea no se ha desvanecido cinco años después y ahora siento que estoy dando un gran paso en mi vida.

Me considero alguien sentimental, cariñosa y de gran corazón. Alguien que se pasa horas creando diálogos internos tratando de llegar a una conclusión. Alguien que se pierde en su mente y busca la raíz de todas sus emociones.

Otros de mis hobbies destacables son el dibujo y la edición de fotografía, además del cine y la lectura.

Espero que el público sea capaz de sentir mis palabras.

Relatos de Irene Poza

No es suciciente.

No es suficiente. Nunca lo es. Nunca.

Es como si fuera una mota de polvo: insignificante y carente de emociones. No importan las noches en vela ni los quebraderos de cabeza. Ya no.

Si es que en esta tormenta de truenos no soy más que un simple rayo que al presentarse es opacado por los imponentes relámpagos a su alrededor… Y eso no es justo, nunca lo ha sido.

Porque esa mota de polvo, ese simple rayo se ha esforzado a mares para ser lo que es y, aun así, sus logros no son tomados en cuenta. Hierve la ira cada vez que pasa esto. Hierve.

Y no se puede hacer nada más que avanzar: avanza, avanza, avanza hasta que no te quede espacio. Avanza, aunque la marea esté en tu contra, aunque el viento no esté a tu favor.

Será suficiente. Ya verás. Lo será.

Agosto 2019

Esta soy yo

 

Oculta en la palidez del negro. Opacada por las masas bulliciosas que se mueven al compás de un único metrónomo. Llorando pétalos violáceos y cantando el sonido de una lira. Pequeña a la vez que abrumadora, inexperta y original a la vez… Así soy yo. Así me identifico, esa es mi seña. Ese es el aliento que plasmo a mi pasar a diario. Esa es la figura que dibuja mi cuerpo: una hipotética e inexistente, pero igual de imponente que todas las demás.

 

Me siento sola y vacía cual recipiente. Me siento rechazada, distinta… Siento que hay algo mal. Siento que miradas me juzgan y risas suenan gracias a mí. Pero no me detengo.

 

La “I” de Irene va por “inseguridad”, pero la “P” de Poza se traduce como “perfección”. ¿Y Galán? La palabra lo dice: galana y seductora. Aunque no sea con el físico, solo por el pensar. Por mi interpretación de la justicia y mi admiración por la verdad.

 

Por eso no me detengo. Nunca pararé de jugar como niña, pensar con inocencia, disfrutar como si fuera la primera vez… Nunca.

 

Yo. Solo yo. No hay filtros ni máscaras que oculten imperfecciones. Una humana que gracias a Dios está viva y que gracias a Dios se mueve. Tendrás un abrazo si me aceptas y una vuelta si me rechazas. Esta soy yo.

 

Agosto 2019

Poemas escritos por Irene Poza

Es un suplicio notar en mi palma
el tenue humo que huye hacia el cielo, 
y es un suplicio saber que ella
también ha emprendido el vuelo.

Suplicio que martillea mi ya quebrado corazón.
¡Cuán difícil es decir un simple adiós!
Con líneas quebradas le dedico esta triste canción,
porque no soy tan valiente como para pedir perdón

por no haberle dicho las palabras adecuadas
que debieron ser plasmadas desde hace tiempo ya:
ella peleó incesante, se tuvo que partir la espalda
pero ya no respira, no, ya no más.

Los fuegos artificiales que veo en mi mente
ella hizo que fueran tan inmensos
y ella hizo que, desde agosto a septiembre,
yo tuviera ganas de comerme el mundo entero.

¿Y si por casualidad volviera?
¿Y si fuera una cruel mentira?
¿Y si hubiera razones para sanar el alma mía?

La acogería en mis brazos, ya no habría vuelta atrás
y ojalá que esta condena no volviera a empezar.

Pero ella ya no está.
Turbias imágenes se posan en mi mente
creando un desconcierto que me aturde, que se cierne
lentamente hasta dejar cada parte de mí inerte.

Miro al cielo. Las luciérnagas aún bailan
en su coreografía más que improvisada
y en su tintineo recuerdo esa voluntad blanca.
Esa pureza que al final acabó en nada.

Tampoco es que quiera invocar a su fantasma,
sin embargo, sé que mi voz le chilla a la luna quebrada
rogando que vuelva, rogando que algo haga
para que vuelva a la tierra, y que vuelva sana y salva.

Muestra tu semblante

toda la sabiduría

que hay entre tus pliegues

tras tantos años de vida.

 

Muestran ya tus manos

el trabajo duro

y todas las horas

que en el campo has trabajado.

 

Siempre te esforzaste

en darnos el mundo entero.

Por eso, con mi alma

vierto mi mejor deseo.

 

Tu mirada posee una chispa

que todo lo enciende, que todo lo aviva…

quizá sea porque en verdad tu me diste la vida.

 

Tu sonrisa es hoy fiesta

que de júbilo rebosa:

me encantaria verla

todo el día a todas horas.

 

Madre de mi madre

e hija de mi bisabuela,

tú eres la anciana

que de mi corazón se adueña.

Un baño de arco iris

Un baño de arco iris
se posaba calmo en el suelo.
Era más que grandioso
su extravagante reflejo.

Un baño de rojos, azules, verdes…
se posó delante mía.
No había visto en mi vida
tanta belleza en lo inerte.

Fotones, solo fotones
me cautivaron sin piedad
y muy, pero que muy solemnemente,
me invitaron a pasar.

¡Oh, cuando me metí!
¡Oh, oh, cuando entré ahí!

Mi piel era irreconocible
gracias a esos mil colores intangibles.
Coloreé mi persona
con toda la gama cromática: ¡toda!

Y aunque sea peculiar,
aunque yo parezca rara,
ese paisaje me enamora
y mi vida ahí quiero pasar.

Otras de las publicaciones pasadas de YO SOY TEA

Abrir chat
1
Hola, soy Susana de Cetea, si tienes alguna duda estaría encantada en ayudarte.